Tel: 93 221 21 25 -

Mitos y verdades sobre el blanqueamiento dental

Mitos y verdades sobre el blanqueamiento dental
  1. Dañas tus dientesUno de las falsedades más extendidas sobre los blanqueamientos dentales en Sant Martí en Barcelona es la que afirma que se trata de un proceso que debilitará la salud de tus dientes. Esta sentencia es totalmente falsa. Un tratamiento llevado a cabo por profesionales con experiencia nunca será perjudicial ni para ti ni para tu boca. Los productos que usarán los expertos jamás dañarán el esmalte de tus piezas dentales.

  2. Productos mágicosEstamos acostumbrados a escuchar, ver o leer anuncios sobre chicles, pastas dentífricas y demás productos que ayudarán a blanquear tus dientes en pocos días. Tienes que tener claro que estos productos no conseguirán esos resultados. ¿Serán malos para tu boca? No. Seguramente consigas que tus piezas dentales no sigan oscureciéndose, pero jamás lograrás un blanqueamiento parecido al que obtendrás si acudes a una clínica profesional.

  3. Sensibilidad Muchas de las personas que acuden a Dental Icaria nos preguntan si con un tratamiento blanqueante sufrirán sensibilidad dental. La respuesta es no. Estos procesos no originan la aparición de este problema. Lo que sí que tienes que tener en cuenta es que si la sufrieras previamente, igual no es una gran idea someterte a este método clínico. Debes saber que algunos pacientes sí que han notado mayor excitabilidad en la zona durante las siguientes 24 horas.

  4. Los resultados desaparecenLos mitos sobre los resultados de blanqueamientos dentales en Sant Martí en Barcelona son muchos y variados. Mucha gente afirma que, pasada una temporada, tus dientes volverán a su estado original, o incluso peor. Debes saber que gran parte del éxito o del fracaso del tratamiento residirá en el propio paciente y en sus hábitos diarios. Una persona que cuide sus dientes, los limpie y no consuma productos que los manchen en exceso, disfrutará de su blanqueamiento durante largo tiempo.

  5. Cambiar de vida"No podré volver a tomar café o vino". Esta afirmación la usan muchas personas para no someterse a un blanqueamiento dental. Lo cierto es que esos productos (y muchos otros) dañan el esmalte de los dientes y lo oscurecen. ¿Quiere decir eso que no puedas consumirlos? No. Podrás seguir haciéndolo libremente si así lo deseas. Lo que tendrás que tener en cuenta es que deberás someterte a procesos de refuerzo más a menudo que alguien que no ingiera esas bebidas.